Consejos para practicar sexo oral

Si estás buscando consejos para practicar una felación, seguramente quieras sacarle el mayor provecho posible a esta práctica, estimulando en órgano sexual hasta niveles insospechados.

Descubre la felación y el sexo oral

El sexo oral es una de las acciones dentro del universo de la sexualidad y la excitación que más se disfrutan y cuantas más habilidades tengas para realizarlo mejor recibido será por la persona con la que estés. También, puedes optar por contratar a una profesional para disfrutar de esta práctica, en España dónde más recomiendan esta practica es a las escorts Sevilla que suelen dar más placer.

En este artículo te daremos algunos consejos para realizar las mejores felaciones.

1. El entusiasmo

Muchas encuestas y estudios realizados dieron como resultado que tanto mujeres como hombres, a la hora de elegir entre una buena penetración y un buen sexo oral, eligen esta última como su actividad favorita dentro de la sexualidad.

El hombre disfruta muchísimo una felación y esto, además de por la satisfacción que produce ese contacto, tiene que ver con que les encanta ver cómo una mujer los fela, teniendo esa sensación de que se encuentra en el set de una peli pornográfica o algo por el estilo.

Desde luego que para una práctica de sexo oral tiene que estar el consentimiento de ambos, porque si no es disfrutable para alguno de los dos algo anda mal.

Pero si ambos estáis decididos, uno de los mejores consejos que te podemos dar es que lo hagas con entusiasmo. Este entusiasmo es la única forma de que esta experiencia tenga una sensualidad especial que no solamente encienda al hombre, sino también a la mujer que lo practica.

Con entusiasmo, toda práctica sexual es mucho más plena y la felación no queda fuera de esto.

2. Realiza una felación progresiva

Lo más recomendable a la hora de comenzar una felación es hacerlo lenta y suavemente.

Puedes empezar con el miembro de tu pareja cuando aún no se encuentra erecto y dejar que este se endurezca dentro de tu boca, realizando movimientos que cada vez sean un poco más fuertes e incrementando la presión.

Comenzar ofreciéndole una calidez especial, que la podrás proporcional a través de tu aliento, y la humedad necesaria que salga de tu boca, será la formad e ir avanzando de manera progresiva hasta una felación que será muy disfrutable para él, pero también para ti, ya que lo verás pasando uno de sus mejores momentos y eso sin dudas que te encenderá.

3. Tomar en cuenta los puntos sensibles

El hombre disfrutará de una buena felación en todos los aspectos. Recorrer con tu boca todo el glande de tu pareja, hará que este explote de placer y te lo haga saber con expresiones de satisfacción.

mujer lamiendo un platano

Pero más allá de todo ese trabajo de felación que puedes hacer, también puedes tomar en cuenta determinados puntos que son de máxima sensibilidad en los genitales de los hombres.

Estimular esas zonas será encontrar el placer total de tu pareja. Entre los puntos más sensible del pene del hombre se encuentran los siguientes:

Frenillo

Justo debajo de la cabeza del pene, en la parte inferior, se encuentra el frenillo. Es el que sostiene la piel del glande del hombre cuando corremos esta para atrás y dejamos la cabeza al descubierto.

La zona del frenillo es una de las de mayor sensibilidad. Lamer esa zona despertará en el hombre los placeres más ocultos, por lo que si lo haces con suavidad, seguramente te llevarás buenos halagos.

Base y parte inferior del pene

Cuando hablamos de la base del pene, nos referimos a esa zona en la que la piel del escroto, o la bolsa que contiene a los testículos, se juntan con la piel del glande en sí. Toda esa zona es muy sensible para el hombre y lamerla de manera suave, progresando a un poco más fuerte, será el deleite de tu pareja.

Otras zonas que no son el pene

Se suele creer que solamente la estimulación del glande es la que genera la excitación del hombre, pero esto está muy lejos de ser así.

Cuando practiques una felación debes pensar que también existen otras zonas muy erógenas, de mucha excitación. El escroto es una de ellas. Lamiendo o acariciando el escroto seguramente consigas una mayor erección y por ende más excitación.

La zona del peritoneo, es decir, ese pliegue que se extiende entre los testículos y la vagina también forma uno de los puntos que al ser estimulados hace estallar de placer a los hombres.

4. Considera utilizar lubricante

Seguramente cuando comiences la tarea de una felación, el glande estará muy seco y tú todavía no generes los niveles de saliva necesarios para una lubricación precisa. Es por eso que debes considerar el uso de algún tipo de lubricante, que puede ser a base de agua y silicona, para la parte inicial del proceso.

Esto te ayudará a realizar una felación lubricada desde el comienzo, para luego pasar a la parte en la que ya no necesite de absolutamente nada para generar la lubricación necesaria.

5. No tomes en cuenta solo al glande

Cuando practicas una felación entran en juego todos los pormenores de la seducción. Es por eso que no debes dedicarte solo a su miembro, sino que también debes estimular el deseo de tu pareja, lanzándole miradas y haciéndole entender que todo este esfuerzo es para que él logre la máxima satisfacción.

Con estos consejos para practicar una felación seguramente logres estimular a tu pareja, haciéndolo sentir un placer que llegará a límites insospechados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *